LOS PROGRAMAS DE ACCIÓN TUTORIAL

Documentos Generales: 
                     "Técnicas de Estudio"

    Título:   " El entorno "

LA INFLUENCIA DEL ENTORNO

Muchas veces, los padres y educadores y el propio estudiante dan poca o ninguna importancia al entorno, pensando que sólo es relevante y determinante la forma fisica, mental y psíquica a que nos hemos referido en fichas anteriores. Sin embargo, entre los factores que afectan a la eficacia en el aprendizaje, el entorno donde se desenvuelve, según los trabajos de experimentación de varios autores consultados influye en la eficacia y en el éxito escolar mucho más de lo que comúnmente se piensa.

Por este motivo, dedicamos esta ficha a ofrecer al estudiante una información completa, precisa y clara.

No se puede afirmar alegremente que cualquier sitio es bueno. No hay duda de que la habitación individual es el mejor lugar por tratarse de un sitio cómodo, fijo, personalizado y exclusivo donde el estudiante se encuentra más distentido y a solas consigo mismo.

Si se asocia el trabajo intelectual con ambiente personal e intimo, el simple hecho de encontrarse en ella se convertirá en un estimulo condicionado que favorecerá la respuesta del estudio. Esto significa que por el simple hecho de sentarse en su mesa de trabajo, el estudiante sentirá un deseo o invitación a estudiar con interés.

COMPARTIR LA HABITACIÓN

Cuando hay que compartir la habitación con un hermano lo mejor es adaptarse a la realidad y, dentro de las posibilidades que ofrezca el espacio físico de la habitación compartida.

Lo que verdaderamente importa es que cada hermano disponga de un rincón propio de trabajo con mesa y estantería independiente, cajones propios con llave, etc.

En una palabra, que el rincón de trabajo sea el reflejo de la propia personalidad donde el estudiante se sienta tan ambientado que apenas encuentre motivos de distracción.

Si las condiciones de estudio, por falta de espacio físico en el hogar familiar, por los ruidos del exterior o por cualquier circunstancia ajena son muy precarias, es mejor aprovechar la sala de lectura de la biblioteca del colegio o la misma aula de clase, en las horas de actividades de estudio.

Los Institutos deberían habilitar algún lugar de estudio en horas extraescolares para los alumnos que no dispusieran en sus casas de una habitación adecuada.

"Silencio, se estudia."

Es de capital importancia que la habitación dedicada al estudio sea lo más silenciosa posible. El ruido tiene unos efectos siempre negativos, no ya para el propio aparato auditivo, sino para el equilibrio psicofísico de las personas, para todo el organismo en general y, por supuesto, para la adecuada concentración mental del estudiante. Se sabe que la insonorización de una sala de trabajo influye en que la producción aumenta en un 20% y, por ejemplo, en un taller, disminuye en 1/3 el número de accidentes de trabajo.

Si los ruidos del exterior tanto procedentes de la calle como de los mismos vecinos, son excesivos, deben eliminarse o, cuando menos, atenuarse mediante cristales de insonorización o con doble ventana.

Los que más influyen en la distracción son los ruidos de la propia casa, como voces, gritos, radio, televisión, aspiradoras, secadoras, máquinas de escribir. Evitarlos debe ser una tarea compartida por todos.

La voz humana provoca aún mayor distracción debido a que encierra un mensaje que interfiere de manera directa en el trabajo intelectual del estudiante, haciendo prácticamente imposible ni tan siquiera un minuto de concentración.

Estudiar con música es el vicio de los estudiantes de hoy. Muchos pretenden engañarse a si mismas y a sus padres diciendo que así se concentran mejor.

Estudiar con música es siempre desaconsejable, sobre todo si el trabajo requiere una gran concentración mental.

Hacerlo con los auriculares puestos es de todo punto imposible porque, al incidir el estimulo de forma directa en el oído, no se logra el mínimo necesario de atención para concentrarse

Sin embargo en algunas actividades, como es dibujar, pasar unas fichas a limpio o realizar trabajos manuales que requieren poca concentración, una música suave de fondo puede ser incluso aconsejable, porque mantiene más relajado y distendido al estudiante

TEMPERATURA E ILUMINACIÓN

Aunque hay actividades que admiten una tolerancia a la temperatura ambiente que oscile entre los 17 y 22 grados, la actividad intelectual requiere una temperatura que ronde los 20 grados El frío nos produce inquietud y nerviosismo, impidiendo la concentración mental necesaria, y el calor invita a la inactividad, la somnolencia, el desinterés y la falta de fijacion.

Como no siempre se dispone de luz natural, deberá haber luz artificial. Debe estar bien distribuida y no proyectarse directamente sobre los ojos. A los diestros, el haz de luz debe entrarles por la izquierda y a los zurdos, por la de derecha.

Es muy práctica la lámpara articulada, adaptable a la posición que más convenga y con bombilla azulada de 60 W, para reducir la fatiga de la vista. Para evitar sombras, conviene que la hahitación disponga, además, de otra luz ambiental.

EL MOBILIARIO MÍNIMO

SUGERENCIAS A LOS EDUCADORES