LOS PROGRAMAS DE ACCIÓN TUTORIAL

Documentos Generales: 
                     "Técnicas de Estudio"

   Título:    " Los trabajos "

COMO SE CONFECCIONA EL TRABAJO

Antes de dar comienzo a la redacción se procede a la elaboración de un esquema detallado del trabajo monográfico.

Se articulan los puntos más importantes con sus divisiones y subdivisiones.

ASPECTOS FORMALES DEL TRABAJO

Debe escribirse en folios por una sola cara y a doble espacio. Aunque no existe un modelo universal podemos destacar las siguientes partes:

1. Cubierta o portada:

2. El titulo:

Debe ser expresión adecuada del contenido del trabajo, de modo que no se defraude las expectativas del que lo vaya a leer. Al mismo tiempo debe ser breve e incisivo, evitando generalidades inútiles tales como "Algunos aspectos de...", "Explicaciones de...", "Investigaciones sobre...".

  1. Presentación:

Tiene que ser sencilla y modesta, evitando tópicos y lugares comunes. Resultan pedantes las efusiones sentimentales que tienen por objeto la "captación benevolente de los lectores.

  1. Indice General:

Actualmente suele colocarse al comienzo del trabajo para facilitar un primer encuentro con la temática del mismo.

No debe confundirse con el esquema general que ha servido de guía en su confección y que es más detallado y pormenorizado que el índice.

Debe contener los títulos y los principales subtítulos del trabajo, con la indicación de la página en que se encuentran.

El esquema puede sustituir muy bien al índice.

Por ejemplo:

    TÍTULO DEL TRABAJO

    1. Primera parte del tema

    1.1.Primer punto importante

    1.2.Segundo punto importante

    2. Segunda parte del tema

    2.1. Primer punto importante

    2.2. Segundo punto importante

    2.2.1. Subdivisión del punto anterior

    2.2.2. Segunda división

    2.2.3. Tercera división

    3. Tercera parte del tema

  1. Cuerpo del informe o trabajo:

Constituye la parte esencial. Las diversas hipótesis se van demostrando sucesivamente en lógica concatenación, hasta conseguir los objetivos programados.

Las divisiones y subdivisiones dependen de la naturaleza del trabajo escrito. Se puede dividir una obra en "libros" o más comúnmente en "partes", a las que siguen las "secciones", capítulos (títulos, cuestiones), artículos, párrafos, etc.

  1. Conclusión o epílogo:

Es una parte esencial del trabajo en la que se recogen las conclusiones del trabajo, recapitulando todo lo dicho en el tema.

  1. Apéndice y notas:

Sirven para aportar documentación complementaria que, por su rareza o utilidad, añaden valor al trabajo.

  1. Índice de citas:

Aunque es muy frecuente señalar las citas con notas numeradas al pie de página, creemos que, en un trabajo monográfico, resulta más práctico recogerlas en un índice final respetando el orden numérico en que han ido apareciendo.

La cita es obligatoria en los siguientes casos:

a) Al transcribir textualmente las palabras de un autor (cita "ad pedem litterae" = al pie de la letra).

Dichas palabras se integran entrecomilladas en el trabajo si su contenido no es superior a tres líneas. Cuando la cita exceda dicha extensión es aconsejable destacarla del texto con un margen mayor

b) También es de obligado cumplimiento citar a un autor cuando se manejan sus argumentos o ideas, aunque no se utilicen sus propias palabras.

En este caso la cita bibliográfica va precedida de la sigla "Cfr" (en latín Confer = confronta).

c) Cuando empleamos datos o estadísticas de algún trabajo.

d) Para ampliar el texto principal con algunas explicaciones que, aunque no estrictamente necesarias, resultan enriquecedoras.

La cita completa debe recoger los datos que indicamos para cualquier ficha bibliográfica Apellido y Nombre del autor, titulo de la obra, Editorial, Ciudad, año y pagina en que se encuentra el texto citado.

¿Cuánto hay que citar?

El equilibrio depende de la capacidad creativa y de la originalidad del sujeto. Es difícil escribir un libro sin consultar otros autores, salvo casos excepcionales, como parece que fue el de Jaime BALMES cuando escribió El Criterio.

9. Índice bibliográfico (que también puede colocarse al principio del trabajo para facilitar su valoración a la luz de las fuentes bibliográficas).

Se puede distinguir entre la bibliografía meramente consultada y la bibliografía propiamente utilizada.

 

REDACCIÓN Y ESTILO

Aunque al sujeto que realiza un informe o un trabajo monográfico se le ha de suponer la correspondiente madurez lingüística, no obstante, conviene recordar la importancia que los aspectos gramaticales, sintácticos y estilísticos tienen para no malograr la calidad del contenido por falta de claridad expositiva.

Corrección y exactitud gramatical, sin refugiarse en el fácil recurso de un vocabulario tan abundante cuanto inútil. Ésta es la fórmula.