LOS PROGRAMAS DE ACCIÓN TUTORIAL

Documentos Generales: 
                     "Técnicas de Estudio"

 Título: " La evaluación contínua "

EVALUACIÓN CONTÍNUA Y SUS VENTAJAS

En teoría se admite que la evaluación contínua aporta innumerables ventajas; es más humana, justa, razonable y pedagógica; descarga a los alumnos de una gran ansiedad y preocupación innecesaria.

Sin embargo la realidad es que no pocos profesores de todos los niveles educativos (unos con más motivos que otros) siguen utilizando el examen como única técnica fiable para ellos de valorar el rendimiento escolar.

El gran peligro, además de los expuestos es que los exámenes se han convertido en un fin en si mismos.

Sólo se trabaja para pasar los exámenes. En una encuesta realizada recientemente a estudiantes de la ESO, sólo un 6% manifestó que estudiaba para saber y formarse como primer objetivo. A los demás alumnos sólo les interesaba «aprobar», independientemente de que los conocimientos adquiridos permanecieran más o menos tiempo fijados en su mente y pudieran o no serles de alguna utilidad en el futuro.

¿POR QUÉ ES MÁS OBJETIVA Y FIABLE?

En primer lugar, la evaluación continua bien hecha cumple el objetivo de comprobar el rendimiento del alumno de manera más coherente porque:

Valora los esfuerzos y logros del alumno, casi día a día, a través de los cuadernos de clase, los controles periódicos, los trabajos individuales y en grupo (Cuántas veces demuestras haber trabajado los temas en casa, al salir voluntario a decir la lección.)

Este seguimiento continuo es, lógicamente, más fiable porque aporta gran cantidad y variedad de datos sobre el aprovechamiento escolar a lo largo de todo el curso.

 

Aunque, antes de seguir exponiendo sus ventajas, hay que advertir que, sobre todo en los Institutos, hay profesores a los que, debido al alto número de alumnos que tienen que atender (entre 180 y 200, en algunos casos) semanalmente, no les es fácil (y en algún caso imposible) adoptar una completa evaluación contínua.

Hecha esta salvedad, para que ningún alumno se llame a engaño, seguimos con las ventajas de la evaluación contínua.

 

Proporciona mayor seguridad al alumno y le estlmula a estudiar cada día sin permitirle dejar las cosas para las últimas semanas: si el estudiante comprueba que cuanto hace cada día en clase y en casa es valorado convenientemente y que sus esfuerzos e interés son reflejados de alguna forma en el cuaderno de notas del profesor y tenidas en cuenta, se acostumbrará a no dejar para el día siguiente las tareas y trabajos de los que haya que dar cuentas el mismo día.

La evaluación continua es, por tanto, un acicate, un refuerzo, un estimulo permanente, que mueve al alumno al esfuerzo, la superación y la dedicación diaria.

Por el contrario, si el estudiante es consciente de que llevar los ejercicios, las redacciones y trabajos al día y bien hechos, cuenta poco o nada y que la calificación que aparecerá en su boletín de notas será la misma que la obtenido en el único examen o control que hace su profesor cada dos o tres meses, es muy probable que la mayoría de los alumnos descuiden el trabajo personal y dejen la preparación de las lecciones para los últimos dias.

Los resultados ya los sabemos... ¡desastrosos!

Permite al profesor descubrir aptitudes, intereses, dificultades personales, temores, dudas, lagunas de contenido y demás características individuales que aportan valiosisimos datos para lograr un mayor progreso educativo, orientar y ayudar al alumno y poner, con tiempo, los medios oportunos para una pronta recuperación, sin tener que esperar a que termine el curso y lograr una calificación global satisfactoria.

Es, por tanto, una valiosa y eficaz medida para luchar contra el fracaso escolar.

LA AUTOEVALUACIÓN DEL ESTUDIANTE

El estudiante no tiene dificultad alguna, a la vista de unos resultados escolares poco satisfactorios, de prometer que se va a esforzar en adelante y que recuperará el tiempo perdido, pero esas buenas promesas, todos lo sabemos por propia experiencia, no se cumplen más alla de las dos o tres primeras semanas.

La clave para la continuidad en el esfuerzo propuesto está en enseñar al alumno a autoevaluarse cada día sobre cuatro aspectos, relacionados directamente con el aprovechamiento en el estudio, referidos a cada una de las asignaturas.

Estos son, como puede observarse en la ficha modelo, donde el estudiante ha de copiar el horario de clase:

Debajo de cada una de las asignaturas hay cuatro pequeños espacios en que ha de colocarse el signo correspondiente.

Cada noche, antes de acostarte, debes calificarte a ti mismo en estos cuatro aspectos y asignatura por asignatura. Sé justo y objetivo y no trates de engañarte puntuándote más alto de lo que mereces. Al fin de cada semana obtendrás los resultados globales de tu actitud ante el estudio, tanto en clase como en casa.

Los fallos detectados te indicarán qué acciones concretas debes llevar a cabo desde el lunes siguiente, para corregirlo. La constancia diaria en emplear cada noche cinco minutos en evaluarte a ti mismo sobre tu actitud ante el estudio te ayudará a convertirte en una persona responsable, constante y eficaz.

Aquí tienes, a tamaño reducido, el modelo de ficha de auto-evaluación que te servirá para confeccionar la tuya propia.

FICHA DE AUTOEVALUACIÓN

Lunes

Martes

Miércoles

Jueves

Viernes

TOTAL

Lengua

Historia

matemáticas

Tecnología

Lengua

At

*

5

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

+

23

+

 

·

*

·

   

+

+

·

 

-

+

·

 

+

*

 

·

*

-

2

Historia

Tecnología

Ed. Física

Matemáticas

Inglés

Pp

·

16

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

At

Pp

Sv

Ta

Sv

·

10

                                       

Ta

*

8

Resto asignaturas

Resto asignaturas

Resto asignaturas

Resto asignaturas

Resto asignaturas

+

15

-

4

                        *   Mucha
Atención – At = + Bastante
                         - Poca o ninguna
                              * Muy bien
Hacer tareas – Ta = + Bien
                               - Mal
Preguntar al profesor – Pp = ·
Salir voluntario – Sv   = ·